Desarrollo sostenible

La actual y creciente preocupación por los efectos del Cambio Climático ya fue iniciada en la firma del Protocolo de Kyoto de 1990, estableciendose la necesidad de acometer importantes reducciones de los gases de efecto invernadero.

En este sentido, Canarias fue aún más pionera al decretar la obligatoiredad de utilizar el gas natural como combustible de futuro para la generación eléctrica en las dos principales islas del archipiélago (Resolución del Parlamento de Canarias de 1988).

El Plan Energético de Canarias (PECAN) establece como uno de sus objetivos estratégicos limitar el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas al consumo de energía, a un 25% para el año horizonte del 2015. Según el PECAN, Canarias se encontraba en 2004 superando las emisiones derivadas de este objetivo.

La solución a este exceso de emisiones en Canarias pasa por fomentar el ahorro energético, la máxima utilización, técnica y medioambientalmente posible, de las energías renovables y por la introducción de un combustible limpio, el gas natural, en nuestra Región y en los menores plazos de tiempo posibles.